Universidad jesuita analiza la violación a los derechos humanos que existe en estaciones migratorias
  • Investigadores de la IBERO Puebla, universidad del SUJ, presenta análisis sobre la crisis de violaciones a los derechos humanos en los centros de detención del Instituto Nacional de Migración
  • El 2021 fue el año con más detenciones de personas sin documentos desde que se tiene registro: 242 mil 526 personas privadas temporalmente de libertad (hasta noviembre), de las cuales 40 por ciento fueron deportadas.

 

 

Factores estructurales como la violencia, la pobreza y la creciente descomposición ambiental en Latinoamérica están ejerciendo gran presión sobre los pueblos, provocando desplazamientos forzados masivos. De esta problemática, da cuenta  la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, organización que ha registrado un récord de solicitudes de refugio, pues en noviembre de 2021 recibió 123 mil solicitudes contra las 70 mil que registró en 2019.

 

Otro factor que se suma a esta crisis es la política migratoria mexicana, la cual, a pesar del cambio de gobierno, ha mantenido su tendencia de contención de los flujos de personas en movilidad, especialmente los originados en Centroamérica. Además, las prácticas de ésta política se basan en el enfoque de seguridad nacional, por lo que son ejecutadas cada vez más por militares o por elementos de la Guardia Nacional.

 

Con la finalidad de visibilizar la sistemática violación a los derechos humanos que genera la acción gubernamental en materia migratoria académicos de  la universidad jesuita, IBERO Puebla, han presentado el documento Vidas en contención: privación de la libertad y violaciones a derechos humanos en estaciones migratorias de Puebla y Tlaxcala 2020 – 2021.

 

Este análisis da cuenta de que el gobierno de López Obrador ha dado continuidad a la contención, detención y militarización de la frontera sur, política que se profundizó con la visita de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. A partir de entonces, en México las detenciones mensuales promedio se duplicaron.

 

Según los testimonios de las personas migrantes entrevistadas, algunos de los cuales proceden del Cono Sur, México es el país que peor trato les da, lo cual se agrava si consideramos la exposición que sufren al crimen organizado cuando pasan por México.

 

Vidas en contención da cuenta de las condiciones de vulnerabilidad y violencia que enfrentan las personas detenidas en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) desde el momento en que son capturados, en entre ellas:

 

  • La creciente participación de la Guardia Nacional, así como de las policías estatales y municipales, sin estar coordinados con el personal del INM;
  • El uso de la fuerza y violencia física en la mayoría de los arrestos;
  • Privación de la libertad y hacinamiento en espacios precarios;
  • Capturas basadas en perfiles raciales y el empleo de frases xenófobas y discriminatorias;
  • Destrucción de documentos oficiales que validan la estancia o residencia en el país de las personas migrantes;
  • Hacinamiento dentro de celdas, vulnerando, además, los cuidados preventivos ante la pandemia;
  • Ausencia de atención médica;
  • Cobros de hasta 200 pesos por agentes del INM para brindar kits de limpieza, fármacos o llamadas telefónicas breves;
  • Nula atención y cuidado especializado cuando se trata de embarazadas, niños, adolescentes, familias enteras.

 

Si bien Vidas en contención da cuenta de la implementación de la política migratoria en Puebla y Tlaxcala, los datos y la información que ofrece  documentan con solidez los rasgos estructurales de la política migratoria mexicana.

 

Derivado de un sólido proceso de investigación de campo, Vidas en contención plantea 40 recomendaciones dirigidas a la protección y garantía de los derechos de las personas migrantes en las estaciones del INM en Puebla y Tlaxcala.

 

Una tarea estratégica del SUJ es denunciar públicamente los contextos y los patrones de violación a los derechos humanos, sobre todo cuando se cometen contra los sectores más vulnerables de la población. En ese sentido, nos resulta importante establecer que la realidad de la migración no cambiará mientras las desigualdades y las crisis ambientales causadas por el modelo económico persistan.

 

La migración es una expresión extrema de la necesidad que las familias tienen de librarse de la pobreza y la violencia. La migración es hoy en día la lucha por la búsqueda de vida digna.

 

Más
Noticias

Facebook
Twitter
es_MXSpanish