La universidad jesuita, Ibero Puebla, aloja a comunidad estudiantil de UDLAP
  • La universidad jesuita, IBERO Puebla, puso su infraestructura y acompañamiento personal a disposición de la UDLAP, institución que externó su gratitud con la Universidad Jesuita.

 


Se tienen programadas 90 actividades académicas en laboratorios y talleres hasta finales de mayo con estudiantes de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y se realizarán en las aulas, talleres y laboratorios de las instalaciones de IBERO Puebla., las cuales se empezaron a planear y coordinar desde diciembre del año pasado.

 

A finales de febrero la universidad jesuita recibió en sus instalaciones a los primeros estudiantes de la UDLAP en dicho programa, quienes iniciaron procesos de regularización académica que les convertirán en visitantes frecuentes en las instalaciones del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT) de IBERO Puebla.

 

Con esta presencia, se formaliza un vínculo de colaboración en materia de innovación largamente deseado. “Este es un sueño que teníamos desde hace mucho tiempo”, indicó Ramiro Bernal Cuevas, director del Departamento de Ciencias e Ingenierías de la Universidad Jesuita, durante la recepción del primer grupo de Aztecas.

 

Dicha unidad, vista por sus usuarios como un semillero de proyectos ingenieriles de incidencia social, será un escenario idóneo para el encuentro entre ambas universidades. “Encuéntrense con otras ideas”, alentó Bernal Cuevas a las comunidades estudiantiles de ambas instituciones.

 

A ello se sumó René Alejandro Lara Díaz, decano de la Escuela de Ingeniería de la UDLAP, quien valoró la apertura de ambas comunidades universitarias para el intercambio de saberes y adelantó el próximo cumplimiento del gesto de hospitalidad: “Ya estaremos en posibilidad de invitarlos a que nos visiten”.

 

Entre los estudiantes de la UDLAP que cursarán clases en el campus de la IBERO se encuentran Mónica Daniela y Miguel Ángel Carreón, alumnos de Ingeniería Mecatrónica que hoy iniciaron cursos remediales para enmendar los saldos de dos años sin poder pisar las aulas de su universidad.

 

Ambos estudiantes, ya en vísperas de titulación, tuvieron apenas un par de sesiones en el laboratorio de procesamiento de señales de su escuela cuando primero la pandemia y luego el conflicto legal alrededor de la posesión de la institución les impidió gozar de su derecho pleno a la educación. “La vida puede cambiar de un día para otro”, relató la joven mientras aguardaba para usar los nuevos equipos.

 

Miguel Ángel, por su parte, comentó cómo cada estudiante ha tenido que ingeniárselas para no rezagarse en sus conocimientos y habilidades. Esa actitud fue valorada por José Daniel Lozada Ramírez, decano de la Escuela de Ciencias de la UDLAP, quién señaló que “su resiliencia y ganas de trascender han permitido que se consolide esta alianza”.

 

Para algunos, la IBERO Puebla será la primera vez que pisen un laboratorio como profesionistas en formación. Karime Díaz y Jennifer Díaz llegaron al bulevar del Niño Poblano con la misma agudeza de su primer día de clases en la Ingeniería Biomédica hace apenas un par de años.

 

Cuando parecía que el coronavirus daba tregua, llegó la desavenencia institucional para arrastrarlas de vuelta a sus hogares y negarles el acceso al lado práctico de su licenciatura. Ambas sopesaron junto a sus familias la posibilidad de migrar a otro colegio para continuar con sus estudios. Sin embargo, ambas convinieron: “No podíamos dejar la universidad: es nuestra casa”.

 

Mientras el mundo atestigua el minuto a minuto de una guerra internacional, la universidad del SUJ y la UDLAP construyen otras historias y se funden en la solidaridad, la camaradería y la colaboración.

 

Más
Noticias

Facebook
Twitter
es_MXSpanish