La Compañía de Jesús hoy: visión a través de sus redes educativas y sociales
  • “La Compañía de Jesús hoy a través de sus redes educativas y sociales”, conferencia impartida por Luis Arriaga Valenzuela, S.J., presidente de AUSJAL y rector de Ibero CDMX-Tijuana y TUVCH.

 

 

La conferencia ”La Compañía de Jesús hoy: visión a través de sus redes educativas y sociales” a cargo del Dr. Luis Arriaga Valenzuela, S.J., presidente de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), formó parte del ciclo de conferencias Ignacio de Loyola y su legado, realizadas con motivo del Año Ignaciano.

 

Frente a un panorama desafiante, las redes educativas de la Compañía de Jesús tienen la misión de incidir en la transformación de las sociedades, en pro de la sustentabilidad, la justicia y la reconciliación, expuso el también Rector de Ibero CDMX-Tijuana y TUVCH. “En AUSJAL impulsamos este horizonte a través de la docencia, de la investigación y la construcción de relaciones productivas con nuestro entorno, configurados como una red universitaria abierta al mundo; esta es la razón de ser de AUSJAL”.

 

La AUSJAL, continuó, es un modelo de red que ha permitido poner en marcha la misión jesuita, con estrategias que se han adaptado a todo nivel de cultura, perfil socioeconómico y condición geográfica. Esto ha dado posibilidades de apertura, innovación y emprendimiento interinstitucional a nivel local, regional y global.

 

En la Asociación integrada por 30 universidades, entre ellas el SUJ, convergen numerosos perfiles, que hacen posible un movimiento sistémico en red, siempre en expansión. “Y algo muy importante, en AUSJAL siempre vamos a tener una mirada global, a través de la cual se articulan nuevas estrategias de incidencia social y de transformación hacia la paz; que es lo que queremos los jesuitas”.

 

Al abundar en la labor de la AUSJAL, Arriaga Valenzuela mencionó que, desde su nombramiento como presidente de esta Asociación -en enero de 2020-, asumió el reto de generar una visión global dentro de los objetivos del Plan Estratégico de AUSJAL.

 

También tiene la responsabilidad de promover acciones para la consecución de sus objetivos: Fortalecer la identidad, la misión y liderazgo ignaciano de las universidades que conforman la red AUSJAL; Promover un modelo universitario innovador, con un enfoque de internacionalización en red; y Llevar a cabo acciones para fomentar la contribución e incidencia de las universidades en la transformación social de sus entornos.

 

“Todo lo anterior, con una mirada puesta en la experiencia de aprendizaje, en el desarrollo de buenas prácticas para el uso de la tecnología y en la misión de diálogo, intercambio y cooperación entre nuestras universidades, (y) también con otras instituciones”.

 

Añadió que, la vocación jesuita a la universalización ha impulsado la creación de redes internacionales en sus distintos sectores, en gran medida gracias al uso de las tecnologías de información y comunicación. En ese sentido, muchas redes de AUSJAL han tomado acciones para estar a la vanguardia tecnológica, por ejemplo, las redes de educación y Edutic han gestionado colaboraciones tecnológicas ante los retos educativos presentados durante la contingencia.

 

Pero este interés en la internacionalización y en el desarrollo del uso de las tecnologías de la información y comunicación, aclaró, “no altera nuestra misión jesuita de aplicar el servicio a las personas más necesitadas”.

 

Y como la intención de las universidades es generar siempre conocimiento, AUSJAL cuenta con su ‘Red de Postgrado e Investigación’, a la que el Padre Arturo Sosa Abascal, S. J., Superior General de la Compañía de Jesús, solicitó hacer el libro Crisis y desencanto con la democracia en América Latina -publicado recientemente-, y pensar en la posibilidad de construir un observatorio para la democracia en América Latina.

 

El papel de AUSJAL en los procesos de transformación social

 

En su alocución, el Dr. Arriaga también compartió que el P. Sosa solicitó a la Asociación fortalecer su contribución universitaria a los procesos de transformación social. Este encargo “habla de la confianza que se tiene en AUSJAL, por sus 35 años de continua labor académica, de continua labor de incidencia y de transformación social, y de su fiel compromiso con la justicia, la igualdad y la defensa de los derechos humanos”.

 

Como orientación a la encomienda se tiene a las ‘Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús’ -aprobadas por el Papa Francisco en 2019-, que son: Mostrar el camino hacia Dios mediante nuestra espiritualidad y el discernimiento; Caminar junto a los pobres, descartados del mundo, vulnerados en su dignidad, en una misión de reconciliación y justicia; Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador; y Colaborar en el cuidado de esta gran Casa Común que es el mundo.

 

Con base en ello, se han desarrollado dinámicas de reflexión, diálogo y actividades universitarias, orientadas a la incidencia pública en temas de actualidad que afectan la realidad. Por ejemplo, con la firma del ‘Pacto Educativo Global’ -convocado por el Papa-, las 30 universidades de AUSJAL refrendaron su compromiso de hacer cumplir el derecho humano a la educación, frente a la enorme crisis de la pandemia, que dejó en el abandono escolar a más de 10 millones de niños y niñas en todo el mundo.

 

El Pacto, cuya raíz se encuentra también en la encíclica de Francisco Fratelli tutti, “nos convoca a definir una postura frente a las estructuras políticas, económicas y sociales dominantes, que han propiciado una mayor desigualdad y una exclusión a nivel mundial”.

 

“Es así que nuestra Red de Desigualdad y Pobreza, dedicada precisamente a indagar sobre las dinámicas socioeconómicas que afectan particularmente a las personas en situación de pobreza, publicó en el año 2020 el policy brief Desafíos de América Latina ante el COVID-19. Desigualdad, pobreza y vulnerabilidad social”.

 

Tanto el Pacto Educativo, como las Preferencias Apostólicas, han sido aliento para dar respuestas desde la formación con excelencia, la investigación con pertinencia social y la incidencia socioambiental. En ese tenor, la ‘Red de Homólogos de Ambiente y Sustentabilidad de AUSJAL’ se ha concentrado en el territorio panamazónico, a través de investigaciones que favorecen los derechos humanos de sus pueblos indígenas.

 

Así, la Asociación colaboró con la Red Eclesial Panamazónica y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la elaboración del informe ‘Situación de los derechos humanos de los pueblos indígenas y tribales de la Panamazonía’. Y con la Red Eclesial Panamazónica inició la gestión para que sus programas de derechos humanos y ecología integral se pudieran dar en una modalidad híbrida.

 

Por otra parte, las universidades de la Asociación, en colaboración con algunas de las más prestigiadas de Estados Unidos y la EduRed de AUSJAL, trabajan para que el derecho universal a una educación de calidad se haga realidad en poblaciones marginadas.

 

“Con lo anterior, dándoles estas pinceladas muy breves, reitero que AUSJAL ha sido congruente en el conjunto de sus acciones en red que trabajan en estas tres dimensiones de desarrollo sostenible contempladas en los Objetivos 2030 de la ONU; que es la económica, la social y la ambiental”.

 

A manera de conclusión, el Rector en el SUJ y presidente de AUSJAL señaló: “Nuestro trabajo en red hace posible que la consecución de nuestros objetivos se ponga en marcha de forma simultánea, con una mirada integral, pero también con una mirada intercultural e internacional”.

 

“Como Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina tenemos la responsabilidad de impulsar la misión ignaciana en el diálogo interuniversitario, y en acciones colaborativas con nuestros centros sociales a escala local, regional y global”. De esta forma, el trabajo en red de la Compañía, mediante la colaboración regional o global de instituciones locales o nodos, ofrece respuestas conjuntas a los retos regionales o globales que se tienen, y que no pueden ser abordados por separado.

 

Las redes, profundizó Arriaga, necesariamente obligan al diálogo, “a abrirse a otras formas de trabajo y a percibir la realidad de manera diferente. Conducen a considerar las verdades de los otros, a asumir sus causas y a hacerlas propias. Este es un ejercicio de apertura, de desprendimiento de lo propio, que resulta profundamente ignaciano”.

 

Más
Noticias

Facebook
Twitter
es_MXSpanish