En México, la mitad de las personas con discapacidad considera que el sistema educativo los excluye
  • En México la discapacidad excluye a las personas de su derecho a la educación:OBINDI

 

 

IBERO Ciudad de México, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad  Autónoma Metropolitana y la organización civil La Ventana, son algunas de las instituciones que integran el Observatorio sobre la Inclusión Social de Personas con Discapacidad (OBINDI) , el cual fue recientemente presentado en el foro La Universidad ante la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

 

Durante su presentación, el OBINDI señaló que casi un quinto de la población con discapacidad no tiene estudios (19.7%), en comparación con el 5% de la población que no tiene discapacidad y sólo 4.9% de la población con discapacidad entra a una carrera universitaria, frente al 12.6% de la población sin discapacidad que sí tiene esa oportunidad: “Es necesario revisar las condiciones sociales de la exclusión y romper la estructura actual para crear un sistema incluyente. Es necesario que las universidades transformen sus propias culturas institucionales, generando a su vez nuevos conocimientos y promoviendo la cultura de la inclusión”.

 

Respecto del trabajo del OBINDI, el nuevo vicerrector académico de IBERO Ciudad de México, Dr. Alejandro Anaya, señaló que: “Será un espacio de confluencia, interacción, divulgación y difusión para generar conciencia y dar visibilidad a las distintas problemáticas que enfrentan las personas con discapacidad y coadyuvar en la construcción de una sociedad incluyente en nuestro país. Dará insumos para la investigación sobre la discapacidad en una perspectiva multidimensional”.

 

Por su parte, el Dr. José Antonio de los Reyes Heredia, Rector General de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), afirmó que: “Para construir y reconstruir el tejido comunitario es necesario que todas las personas, sin importar sus circunstancias, accedan en condiciones equitativas a la sociedad y se incorporen de forma integral a sus comunidades. Las universidades deben abrir sus puertas a todas las personas, así como construir los mecanismos suficientes para que esta incorporación ocurra en condiciones adecuadas”.

 

Durante el foro organizado por la universidad jesuita en la Ciudad de México, se insistió en la necesidad de visibilizar todas las formas de discapacidad, no sólo la motriz, para que se conozcan las necesidades específicas para poder implementar soluciones concretas: “Las instituciones educativas deben tener una apertura a la diversidad, no basta con los cambios arquitectónicos, es necesario también el acompañamiento, seguimiento y posterior inclusión laboral de las personas con discapacidad”.

 

De igual forma, las y los participantes en el foro insistieron en que se debe facilitar que las personas con discapacidad tengan la libertad de elegir su propia preparación y desarrollo profesional para que puedan acceder a posiciones de alta envergadura y de poder: “Es momento de empoderar a las personas con discapacidad, no deben seguir viviendo de ayudas o limosnas”.

 

El OBINDI, es una red de instituciones, organizaciones y personas aliadas con el objetivo de visibilizar la exclusión de personas con discapacidad, generar y difundir investigaciones temáticas, y crear propuestas para promover la inclusión social de las personas con discapacidad. En el sitio web de esta red se albergan datos para que las organizaciones, los defensores de derechos humanos, los investigadores y cualquier ciudadano interesado en los derechos de las personas con discapacidad puedan consultar sobre dicho tema.

 

Desde el SUJ consideramos importante promover y empujar iniciativas como el OBINDI para contribuir colectivamente a que este sector de la población pueda desarrollarse plenamente en el ámbito de vida y de desarrollo profesional que cada persona elija. Percibimos que aunque no es menor el número de personas que viven con una discapacidad motriz y/o psicoemocional en México, la complejidad de las vidas en esas circunstancias y la exclusión social a que se somete a las personas con discapacidad es poco conocida. Por ello, a las universidades confiadas a la Compañía de Jesús nos parece un acto de elemental compromiso y justicia impulsar el conocimiento y la concienciación de lo que implica vivir con una discapacidad.

 

 

Más
Noticias

Facebook
Twitter
es_MXSpanish