Universidad jesuita contribuye a la observación y análisis del proceso electoral 2021

  • Investigaciones de académica del SUJ muestra que la discusión en redes sociales sobre el Instituto Nacional Electoral (INE) se ha polarizado y no es orgánica.

 

El SUJ, al igual que la mayoría de los actores sociales y políticos, considera que el presente proceso electoral es uno de los más relevantes de nuestra historia reciente. Por ello, mediante las distintas iniciativas de nuestras universidades, buscamos ofrecer miradas y ángulos de análisis diversos para que las ciudadanas y ciudadanos construyan de manera amplia e informada sus decisiones.

Recientemente Signa_Lab ITESO, proyecto del SUJ, compartió su reporte “INE 2021. Atmósfera Electoral (primera entrega)”.  El documento revela que desde inicios de 2021 el INE ha sido el centro de tendencias en redes en distintos momentos; sin embargo, las últimas semanas han marcado la pauta para instalar dudas sobre su desempeño como árbitro legítimo de las elecciones.

Al respecto, abunda el informe, la conversación está contaminada y polarizada; se perciben dos hashtags recurrentes que están siendo usados para impulsar otras agendas: #INECorrupto y #YoDefiendoalINE.

En su reporte, Signa_Lab precisa la importancia y fuerza que en este contexto ha cobrado YouTube como plataforma para incidir en las conversaciones en redes: “desde la estética de los youtubers hasta las discusiones que se derivan de sus contenidos”.

Rossana Reguillo, coordinadora de Signa_Lab ITESO, señala que tanto en Twitter como en YouTube la conversación es cada vez menos orgánica: “se han ido coordinando estrategias para incidir en la discusión, y se hace desde los dos bandos: los que están a favor y en contra”. Sin embargo, añade la investigadora, dichas estrategias están muy lejos de aportar elementos suficientes para una discusión crítica.

La investigadora del SUJ precisa que “los hashtags que se usan hacen que parezca un pleito poco serio. Otra constante es el ataque digital contra mujeres periodistas, activistas y defensoras de derechos humanos”.

Si bien la vigilancia cercana y la crítica al INE han sido constantes en los últimos dos años, también se nota como constante la contaminación de la conversación. Los datos que se han analizado permiten afirmar que hay una pugna por impulsar la narrativa de un árbitro aliado a “poderes fácticos” y por consiguiente no neutral. Y de otro lado, hay un uso de la tendencia #YoDefiendoalINE para impulsar otras etiquetas cuyo crecimiento en velocidad y retuits que tampoco son orgánicas.

Finalmente, el reporte de investigación de la universidad jesuita señala que es clave pensar y repensar cómo volver relevante la propia voz en las redes sociales para la construcción de una esfera pública digital donde no impere el ruido, la estridencia, el ataque y la descalificación.

Para conocer los detalles del reporte “INE 2021. Atmósfera Electoral (primera entrega)”, te recomendamos clicar https://bit.ly/3ndKuRq.

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish