Juicio a 31 años de magnicidio de profesores jesuitas de la Universidad Centroamericana.

  • Ex militar a juicio en España por su implicación en el asesinato de los jesuitas de la UCA.
  • Seis jesuitas que se convirtieron en ejemplo para el sistema universitario en América Latina.

 

La noche del 16 de noviembre de 1989, un equipo militar entró a la residencia de los religiosos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) en el Salvador, y mató a seis jesuitas y dos mujeres que colaboraban con ellos en la casa; esto mientras en todo el país se libraban intensos combates en el contexto de una gran ofensiva militar de los insurgentes del FMLN contra el gobierno y sus fuerzas armadas.

Los nombres de los religiosos jesuitas eran Ignacio Ellacuría Beascoechea, rector de la UCA, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno, Joaquín López, Elba y Celina Ramos. Los primeros cuatro eran profesores en distintas unidades académicas, de filosofía, psicología, teología y humanidades; y Joaquín López fungía como director de Fe y Alegría, institución comprometida con la educación y formación técnica de jóvenes en zonas marginales y rurales del país.

Durante la guerra civil salvadoreña, estos profesores jesuitas buscaron formas pacíficas y universitarias de solucionar los conflictos sociales y la injusticia estructural sin tener que recurrir a la violencia, sino mediante el diálogo, la negociación y la reconciliación entre las partes en guerra. Esta fue su condena a muerte.

Los profesores jesuitas inventaron en aquel pequeño e ignoto país un novedoso modelo de universidad, un ejemplo de lo que la educación superior debe ser en un contexto como el que caracteriza a los países latinoamericanos. En donde más que formar profesionistas, lo fundamental es contribuir universitariamente a crear programas de trabajo a la altura de los problemas más acuciantes de la sociedad.

Este lunes 8 de junio, después de 31 años de buscar justicia por este magnicidio en la UCA, comenzó el juicio en la Audiencia Nacional de España contra el ex coronel salvadoreño Inocente Orlando Montano, vinculado con los asesinatos de las dos mujeres y los seis jesuitas, cinco de ellos de origen español, aunque naturalizados salvadoreños.

El proceso judicial comenzado en España abre la puerta para encarar con la justicia a los otros altos funcionarios militares salvadoreños vinculados con estos asesinatos, a conocer la verdad sobre la complicidad del gobierno de entonces, así como la injerencia en estos sucesos de quienes en ese momento de Guerra Fría dirigían la política exterior de los Estados Unidos, país que entrenó militarmente a quienes cometieron los crímenes que marcaron por siempre a la UCA, a El Salvador y a la educación jesuita.

Para el SUJ, los jesuitas mártires de la UCA están vivos y presentes como una inspiración de lo que debe ser una universidad jesuita en América Latina. Su legado universitario brilla en las Cátedras Ignacio Ellacuría, S.J., abiertas en varias universidades del SUJ como espacio privilegiado para debatir universitariamente con la realidad mexicana, a fin de responder mejor a sus desafíos, y contribuir a edificar una sociedad más justa y solidaria.

 

Texto por Carlos Mario Castro

Foto de página web Jesuitas de México

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish