Investigadores del SUJ presentan informe sobre el costo de comer adecuadamente en México

  • Es fundamental integrar una canasta normativa alimentaria que se ajuste al derecho humano a la alimentación.

 

El Observatorio de Salarios de la universidad jesuita de Puebla presentó el Informe 2021 “El Costo de Comer Bien en México. Canasta Integral Normativa Alimentaria”, el cual analiza el costo de los alimentos, su preparación, conservación y consumo para la Ciudad de México, así como las Zonas Metropolitanas de Guadalajara, Monterrey y Puebla.

Los investigadores de IBERO Puebla señalan que constitucionalmente el salario mínimo debería poder cubrir todas las necesidades de un trabajador y de los integrantes de su familia. Dado que esto no sucede, los integrantes del Observatorio señalan que las personas deben ajustar sus dietas por debajo de estándares nutricionales saludables. Para lograr cubrir los costos alimentarios de un hogar promedio se necesitarían al menos tres salarios mínimos.

Como ejemplo, el salario mínimo actual en Puebla alcanza para comprar 1.3 canastas alimentarias para una persona, lo que significa que los recursos no alcanzan para cubrir gastos de vivienda y servicios. En Puebla, una persona que gana el salario mínimo (141.7 pesos diarios) destina 48 pesos en sus propios alimentos y 27 pesos por costos adicionales de trabajo, lo cual suma un total de 75.21 pesos al día. El resto de los recursos son para cubrir la alimentación de los demás integrantes de la familia, así como todos los gastos del hogar, lo cual no sucede porque los montos de los salarios no son suficientes.

Por otro lado, en México la canasta de alimentos no contempla los costos de conservación, preparación y consumo.

Los investigadores del Observatorio de Salarios de IBERO Puebla consideran que no es suficiente una canasta de alimentos, sino que es necesario integrar una canasta normativa alimentaria que se ajuste al derecho humano a la alimentación, la cual debería contemplar:

  • Alimentos crudos.
  • Costos de preparación, conservación, consumo.
  • Establecer una canasta por estado.
  • Reconocer especificidades alimentarias regionales.
  • Construir canastas rurales y comunitarias que contemplen diferencias alimentarias de carácter cultural pero que no pierdan calidad nutricional.
  • Que la canasta normativa alimentaria sea sustentable.

Consterna al SUJ que un derecho tan esencial para la vida digna como el de la alimentación no sea garantizado en nuestro país. El ejercicio pleno y sustantivo del derecho a la alimentación en México supondría la inexistencia de hambre o desnutrición; acceso constante a los alimentos y la garantía de su producción, distribución y acceso; nutrición adecuada para la buena salud; consumo higiénico y digno; sean acordes con las características culturales de quienes los consuman.

El trabajo y compromiso de nuestra comunidad seguirá teniendo como prioridad contribuir a la consecución de condiciones de vida digna y saludable para todas las personas.

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish