El ITESO formaliza su compromiso con el derecho humano al agua
  • El ITESO presentó la primera edición del “Reporte de prácticas para la sustentabilidad”, en el que concentra las acciones en pro de un mundo sostenible, así como los desafíos que la universidad jesuita enfrenta.
  • La universidad anunció la creación del Seminario Permanente de Estudios del Agua, cuyos trabajos tuvieron su banderazo inicial con una conferencia a cargo de Pedro Arrojo.

 

Las universidades tenemos la posibilidad de aportar conocimientos y acciones que contribuyan a esta transformación. A través de la educación ignaciana se busca que las instituciones del Sistema Universitario Jesuita sigan el camino de construir la esperanza ante la crisis global que enfrenta la humanidad por el cambio climático que está relacionado con la pobreza y la inequidad entre países, lo que detona otros problemas como violencia y desplazamientos forzados.

Este fin de semana, Pedro Arrojo, relator especial de la ONU para los derechos humanos al agua potable y al saneamiento, refrendó su apuesta de que México se convertirá en un ejemplo mundial del cuidado de sus ríos y del agua en general. Esto, durante la conferencia magistral que dictó en el marco del inicio de los trabajos del nuevo Seminario Permanente de Estudios del Agua del ITESO.

La creación de este seminario es un paso más en el trabajo que, desde 2004, realiza la universidad para atender el tema hídrico. Catalina Morfín, directora general académica, recordó durante su intervención que en aquel año se integró “un grupo de académicos expertos en este campo, comprometidos con el estudio, las actuaciones y las expresiones públicas en los ámbitos científico, ético y político para generar e implementar políticas públicas, dinámicas empresariales y propuestas para la resolución de conflictos sociales en torno a los problemas del agua en Jalisco y en el occidente de México”.

Morfín también recordó las diferentes acciones que se han tomado desde la universidad para dar seguimiento a problemáticas relacionadas con el agua, tales como declaraciones públicas, investigaciones interdisciplinarias, oferta educativa relacionada con el tema, participación en instituciones nacionales e internacionales, asesoría científica a movimientos sociales de defensa del agua e intervenciones públicas. En resumen, detalló, la postura del ITESO en este tema busca “el impulso y la promoción de una gestión sustentable que contempla el ciclo social y natural de las aguas en la diversidad de contextos locales y regionales para lograr la justicia hídrica y ambiental”.

El Seminario Permanente de Estudios del Agua del ITESO es coordinado por Susana Herrera Lima, quien señaló que el paso de lo que se conocía como el Grupo del Agua, al seminario, representa la “continuidad al trabajo realizado por muchos años y que ahora se verá enriquecido por la discusión y la interlocución permanente. El seminario permitirá enriquecer el diálogo con otros grupos nacionales e internacionales y dará continuidad al trabajo que se realiza con los movimientos sociales y las comunidades afectadas”.

La apuesta de Pedro Arrojo

En la conferencia que marcó el inicio de los trabajos del seminario, Arrojo recordó su primera visita a Guadalajara hace más de tres lustros y refrendó la apuesta que hizo en aquel entonces. Explicó que la base para semejante afirmación —que México será líder y ejemplo en lo que se refiere a la conservación del agua— tiene que ver con que en Europa las principales ciudades están en las orillas del continente, es decir, pegadas al mar, por lo que la política hídrica pasa por desalinizar el agua de mar, aunque sea costoso. En cambio, “México es uno de los pocos países donde las ciudades están al centro del continente, lo que deja sólo una solución: tienen que hacer las paces con sus ríos, no tienen de otra. Y esto va a ocurrir cuando las mujeres se den cuenta que la salud de sus hijos está en peligro. Entonces se pondrán al frente y harán cambios”.

El relator de la ONU señaló que, en el tema del agua, “si queremos aportar soluciones primero debemos entender los problemas. Y para entenderlos primero tenemos que escuchar a las víctimas, que son quienes mejor conocen los problemas que sufren”. El también académico dijo que actualmente se está viviendo un cambio de paradigma en el cual se está pasando del de la dominación de la naturaleza al de la sostenibilidad. Sin embargo, añadió, estos cambios toman su tiempo.

Más que una conferencia magistral, la de Arrojo Agudo fue una charla entre amigos, plagada de anécdotas y de su experiencia como especialista en los temas hídricos. Señaló que no es una buena idea ver el agua como un bien monetizable, ya que eso convertiría a los ciudadanos en clientes y hay 2 mil 200 millones de personas empobrecidas que no podrán pagar por el agua entendida como mercancía. “Debemos poner sobre la mesa un debate sobre las prioridades éticas”, dijo y añadió que es necesario trabajar en clave de resiliencia social y ambiental.

“Es necesaria una visión holística integrada, llevar el debate a otros ámbitos”, mencionó Arrojo y concluyó diciendo que también es importante encontrar maneras para colocar información “accesible, relevante y entendible” para que la gente se involucre en el tema del agua.

Esta es una más de las acciones que la universidad del SUJ, ITESO, ha realizado para convertirla en la universidad privada de México más cuidadosa con el medio ambiente, según el UI GreenMetric World University Ranking.

Más
Noticias

Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish