Egresada del SUJ busca una industria textil más ética.

  • Egresada de Diseño de Indumentaria y Moda de la universidad jesuita de Guadalajara, comparte sus logros y experiencias en Talent Land Digital, que se realiza año con año.

 

Tanto los estudiantes como egresados del SUJ desde su ingreso a estas instituciones, adoptan en su formación profesional el ser para los demás. No solo obtienen una educación superior de excelencia, adquieren la conciencia para que su desarrollo profesional vaya de la mano con su desarrollo humanitario.

Este es el caso de Melissa González, egresada de Diseño de Indumentaria y Moda de la universidad jesuita de Guadalajara, quien participó en Talent Land Digital con una conferencia en la que compartió su proyecto de emprendimiento en la rama de la indumentaria, una apuesta por encontrar maneras de consumo más sustentables.

Para su intervención en la actividad orientada a la innovación preparó una presentación que comenzó dando una visión panorámica de la llamada fast fashion, esto es, el diseño masivo de prendas que se distingue “por su obsolescencia, ya que las prendas están diseñadas para durar sólo siete ciclos de lavado. Además, las tendencias cambian rápidamente, todo el tiempo, de modo que terminamos usando sólo 20 o 30 por ciento de la ropa que tenemos en nuestros clósets”.

Esto, añadió la empresaria, sólo puede cambiarse de una manera: desde el consumidor. “Nosotros como consumidores debemos empujar el cambio, tenemos el poder de elegir qué queremos, a dónde queremos llegar y con qué medios”.

Luego ofreció cuatro consejos de la cultura slow, es decir, aquella que trata ir a contracorriente de los patrones de consumo acelerados. “Aprende a cuidar, compra más sustentable y éticamente, desintoxícate de las redes sociales y mantén un balance, no te vayas a los extremos”, dijo González.

Estos cuatro postulados, añadió, están detrás de la filosofía de Miel, indumentaria ética, una marca de ropa para mujeres que busca, dijo la egresada, “una manufactura ética y ser un espacio laboral justo y digno, libre de la explotación laboral y del trabajo forzado”.

Las prendas que se diseñan en Miel están hechas con fibras naturales fabricadas por productores de Puebla, Tlaxcala y Yucatán. Además todas las líneas de ropa son combinables entre ellas y buscan ser compatibles con prendas que ya tenga el consumidor. Para sus prendas echan mano de empaques reutilizables y bolsas y sobres compostables.

Su labor social está dentro de cada meta que ha trazado; a  el corto plazo, uno de los objetivos de la empresa es instalar su propio taller de textiles y seguir apoyando a los productores locales; en el mediano plazo buscan tener un punto de venta físico y obtener reconocimiento nacional e internacional; en el largo plazo la ambición es grande: quieren sembrar, cosechar y procesar sus propios recursos materiales, expuso González.

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish