Deshonestidad académica: práctica incitada por la carrera de publicar más

  • “El objetivo no debe ser la publicación, sino la generación de conocimiento. Los investigadores en formación deben aprender que agrandar las hojas de vida no sustituye a las aportaciones reales que pueden realizarse a la sociedad en su conjunto” Ricardo Villegas Tovar.

 

Para el SUJ el trabajo académico y de investigación sólo cobra sentido cuando tiene la capacidad de exponer y revisar de fondo los problemas que aquejan a la sociedad y, sobre todo, cuando logra generar los conocimientos y propuestas para contribuir a la superación de los fenómenos que afectan, vulneran y/o excluyen a amplios sectores de la población.

Con la finalidad de fortalecer la reflexión sobre la pertinencia social del trabajo académico y de investigación, las universidades del SUJ tienen entre su misión el impulsar y fortalecer espacios autocríticos y propositivos  para renovar la práctica de este sector del ámbito de la educación superior.

Por ello, IBERO Puebla se alió con el Congreso Latinoamericano para el Desarrollo de la Lectura y la Escritura 2021 (CONLES 2021) para llevar a cabo la edición número 16 de este espacio, desde donde se lograron importantes reflexiones que permitieron abrir temas fundamentales para lograr que la educación superior tenga la capadidad de responder a los retos a que se enfrenta la sociedad.

Una de las participaciones que destacó en el CONLES 2021, fue la del Dr. Ricardo Villegas Tovar, quien señaló que las y los académicos sufren de muchas presiones para producir: “el investigador está condenado a publicar o a perecer, lo que podría conducir a un acto de deshonestidad académica. El historial de publicaciones propias puede hacer la diferencia en la aplicación a un posgrado, a un trabajo o a una beca para realizar una investigación. Si bien son los pares quienes juzgan mejor el desarrollo de conocimientos, los despachos administrativos privilegian el factor cuantificable: entre más publiques, mejor”.

El Dr. Villegas destacó que entre las acciones de deshonestidad académica más frecuentes se encuentran el plagio, la fabricación de datos, el parafraseo excesivo y la citación inadecuada. Al respecto, el académico e investigador señaló que existen condiciones que facilitan estos actos, entre ellos la impunidad ante la comisión de las faltas, la omisión de ética profesional generalizada y la actuación de revistas predatorias que cobran los derechos de publicación a los autores bajo la falsa promesa de un indizado en servicios secundarios internacionales: “Dentro del gremio de la investigación es sabido que la deshonestidad académica no es sancionada con la severidad que debería. La hipótesis del experto es que las instituciones no cuentan con normativas internas para investigar y castigar estas faltas. Además puede existir un temor al escándalo mediático en el que podría sumirse la propia institución”.

Para finalizar su intervención en el CONLES 2021, Ricardo Villegas enfatizó: “el objetivo no debe ser la publicación, sino la generación de conocimiento. Los investigadores en formación deben aprender que agrandar las hojas de vida no sustituye a las aportaciones reales que pueden realizarse a la disciplina correspondiente y a la sociedad en su conjunto. En la medida en que prestemos atención a nuestros trabajos y seamos muy insistentes en el desarrollo de habilidades lectoescritoras se irán reduciendo estos actos”.

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish