Alumna del SUJ crea ‘Operación Frasco Saludable’ contra la obesidad infantil.

  • El objetivo es que niños, niñas y adolescentes llenen un frasco con sus metas, estrategias y conocimientos adquiridos durante el programa.

 

Uno de los estragos que ha dejado la pandemia es preocupación, incertidumbre, tristeza, ansiedad, aburrimiento, ira, miedo, entre otras emociones, lo que puede derivar en el ‘comer emocional’. Para la nutrióloga en la Clínica de Nutrición de la universidad jesuita de la Ciudad de México, María Isabel Flores Galicia, estas emociones pueden tener un impacto negativo en nuestros hábitos alimenticios y comer en exceso con el fin de sentirnos mejor.

Ante esta problemática, Ariana Cajero, estudiante en el SUJ, de la Especialidad en Obesidad y Comorbilidades de la IBERO, presentó la iniciativa Operación Frasco Saludable, un programa cuyo objetivo es diseñar una intervención nutricia e integral mediante la motivación y autenticación en el manejo de la obesidad infantil y adolescente, que esté basada en metas y estrategias conductuales.

Cajero platicó que primero se realiza una evaluación completa sobre la nutrición de la niña, niño o adolescente y, posteriormente, viene la primera sesión del programa en la que se aplica una entrevista motivacional. Después se establece un plan donde el paciente pone las metas que desea cumplir, por lo que éstas deben ser medibles y accesibles de lograr.

Tras enlistar los objetivos, se les entrega un frasco que llenarán poco a poco con las estrategias conductuales que han aprendido y las metas que han conseguido; así como con los hábitos saludables de alimentación alcanzados.

La estudiante del SUJ, quien participó en el Primer Seminario de Actualización en Obesidad y Comorbilidades con Muestra de Trabajos Académicos, que organizó el Departamento de Salud de la universidad jesuita de la Ciudad de México, agregó que Operación Frasco Saludable busca desarrollar y aplicar estrategias conductuales que favorezcan la promoción de estilos de vida saludables durante todas las sesiones del programa.

“Queremos que sea un programa que marque el inicio hacia el cambio a una vida saludable, a través de actividades en donde las niñas, niños y adolescentes sean los protagonistas. Y los padres o proveedores de cuidado sean un apoyo en este cambio de hábitos. Y que nosotros, como profesionales, seamos acompañantes en este proceso”, dijo Cajero.

Este programa de ocho semanas fue desarrollado durante la materia Taller para la Promoción de las Conductas Saludables, impartida por el Dr. Antonio Tena Suck. La materia proporciona educación nutricia, técnicas y estrategias conductuales que favorezcan el cambio y adopción de hábitos saludables en niñas, niños y adolescentes.

Durante la muestra académica titulada Promoción de conductas saludables, Cajero explicó que las técnicas cognitivo-conductuales son efectivas en el tratamiento de la obesidad infantil, así como en la implementación de técnicas basadas en el cambio del comportamiento.

“La obesidad se caracteriza por una inflación crónica de bajo grado que tiene diversas afectaciones a nivel físico y fisiológico. Pero en los niños, en particular, la obesidad está asociada con alta prevalencia de depresión y ansiedad, lo que afecta la confianza, la autorregulación y la autoestima de los menores”.

De acuerdo con la estudiante, los modelos cognitivos y psicoeducativos han mostrado conseguir una autoeficacia alta sobre todo hacia conductas y hábitos saludables en niños y adolescentes. “La autoeficacia y la motivación son clave en este programa porque son las creencias que las personas tienen sobre su capacidad para alcanzar estándares de desempeño lo que les permitirá alcanzar una meta o un logro”.

Este proyecto es una muestra más de la formación que reciben los estudiantes de las universidades del SUJ, donde su misión es tomar conciencia de los problemas de la sociedad, para que con sus conocimientos puedan incidir en otras realidades.

Top
Facebook
Twitter
es_MXSpanish
es_MXSpanish